Conexión Berlin

Bohnanza

“Plantar porotos nunca fue tan divertido”, anuncia la contraportada de la caja del juego. Más allá de esas presentaciones no es aquel el secreto del éxito de este juego.

Bohnanza (Bohn: poroto, en alemán) es ante todo un juego de negociación y sus elementos están pensados para forzar esa negociación.

La idea básica del juego es que debemos reunir en nuestra plantaciones, sets de porotos de una misma clase, para luego venderlas por el máximo beneficio posible.

En cada turno tendremos la opción de plantar uno o dos porotos de nuestra mano, pero con una pequeña restricción: tienen que ser las primeras cartas que hayamos colocado en ese orden, al recibirlas.

Si terminamos nuestro turno y vemos que el poroto que nos veremos obligados a plantar no nos conviene, nos deberemos dar prisa en deshacernos de él endosándoselo a algún otro jugador que pueda necesitarlo.

Del mismo modo, en cada turno nos van a aparecer dos porotos salvajes que podremos plantar o cambiar, pero no descartar; es decir, que si no conseguimos deshacernos de un poroto que querramos plantar nos veremos obligados a vaciar uno de los campos plantados para hacerle lugar, con lo que tendríamos que empezar prácticamente de cero otra vez.

En Bohnanza siempre tienes alguna carta que te sobra y amenaza con arruinar tus proyectos de futuro. Casi siempre aparece alguna poroto que necesitas desesperadamente en el turno del contrario y, en general, algo que te impedirá jugar en silencio: ¡A negociar se ha dicho!



Whatsapp +54 11 65 19 92 87

Envianos un mensaje. Podes reservar por este medio.

Facebook

Envianos un mensaje. Podes reservar por este medio.

Email

Envianos un mensaje.

Conexión Berlin de Perez Lelia Fabiana.

Córdoba 2786.

Olivos. Buenos Aires. 1636.